Que el diablo te lleve – 2018

Duración: 110 min aprox.

País: Indonesia

Valoración: 5,5/10


Nuevo año, nuevas películas en La Cabaña, pero volvemos a Indonesia y volvemos a Netflix. Por su título en inglés, May the devil take you, o el original, Sebelum iblis menjemput, tal vez hayáis oído algo sobre ella. Un largometraje de todo un experto, Timo Tjahjanto, cuya trayectoria también repasaremos a lo largo de este post y que ha vuelto a sacar adelante un filme de terror bastante decente. En esta ocasión, son muchos los que comparan su estilo, y el de la película en general, con el propio Sam Raimi y Evil dead. Ahora os diremos que nos ha parecido.

Para empezar, la sinopsis no está muy alejada. Alfie es una joven que se reencuentra con sus hermanos, hijos todos de la segunda esposa de su padre, después de que este sufra un extraño accidente. Ante la delicada situación económica que atraviesan ambas familias, deciden acudir a su antigua casa del campo para ponerla en venta. Lo que no saben es que allí despertarán un antiguo mal encerrado que será ahora la perdición para todos ellos.

Hay un par de características que nos encantan del cine de terror indonesio. Por un lado es el ritmo, ya que logran elaborar guiones en los que no paran de suceder cosas. Me podéis llamar pesado, pero últimamente siempre acudo a la misma referencia como ejemplo, Pengabdi Setan (2017), sí. De hecho, existe bastante familiaridad entre ambas películas. Pero por otra parte tenemos la imaginación y la valentía. Los cineastas indonesios ni dudan ni escatiman, obvian lo sutil y el misterio y atacan al espectador con seres y criaturas tenebrosas, mejor o peor conseguidas.

Aunque la trama sea ciertamente simple, me quedo con ciertos puntos del guion. Hay un buen trabajo de los personajes. No sé a vosotros, pero a mí las reacciones de cada uno de ellos ante los grotescos sucesos que se van desencadenando, me parecen completamente realistas. Si atendemos a que los protagonistas son, principalmente, tres jóvenes y una niña, estos tiemblan a la hora de sostener objetos, se quedan paralizados de terror o prefieren girarse y no mirar ante la dureza de los acontecimientos. Y con ello no quiero decir que las actuaciones sean buenas, porque en ese campo faltó algo más de trabajo, no tanto en la protagonista principal (Chelsea Islan como Alfie), sino de los secundarios.

Si se me permite, y no quiero ser muy cargante, podemos relacionar también Que el diablo te lleve con otro filme de marca indonesia del que hablamos no hace mucho, y que es Mata Batin (2017). Quiero rescatar de ambas la diversión que aportan ambos largometrajes. Entiéndase esto como ser entretenidas, hacer que la trama sea amena e invitar al espectador a disfrutar de la película sin perder en ningún momento el hilo o el interés. No es que haya humor, lo que tal vez si había en Evil dead, pero ambas consiguen una fórmula atractiva que difícilmente decae en ningún momento, y eso ya es todo un logro.

Es importante destacar que detrás de todo este trabajo se encuentra todo un veterano del mundillo, Timo Tjahjanto, que además de un buen guion, nos deja una dirección bastante notable. Tjahjanto tiene un amplio currículum en películas de terror y acción en Indonesia. Sin ir más lejos, su último largo, The night comes for us (2018), está cosechando muy buenas críticas. Aunque el cineasta indonesio también sea más conocido por hacer sus pinitos en EE. UU., como de ABCs of death (2012), o V/H/S 2 (2013), contando ambas películas con un corto de Tjahjanto entre sus filas. De hecho, en esta última, su corto junto a Gareth Evans (El apóstol, 2018), es el más destacado de los cinco fragmentos que componen la película.

Como últimos detalles nos quedan los efectos visuales y especiales, que me dan la sensación de, a veces, estar muy bien trabajados, y en otras no tanto. El maquillaje tiene gran importancia en todas las caracterizaciones, aunque con esa especie de demonio que acecha en la casa me ocurre más de lo mismo, en ocasiones impone y en otras casi da risa. Siempre recalo en lo mismo, hay que saber entender las culturas. Pero entre todo, me quedo con las apariciones en segundos planos y fuera de foco, muy efectivas.

Poco más que decir de un cine muy regular en los últimos años. Mi trabajo hoy ha sido comparar el filme en cuestión con otros similares, ya que el público debe simpatizar con el estilo. Tal vez, en esta ocasión, sea más sencillo por su familiaridad con Evil dead, salvando siempre las distancias, por supuesto. Creo bastante acertado que la plataforma Netflix nos facilite este tipo de productos del que muchas veces no podemos disfrutar por problemas de distribución, traducción, etc. En fin, se va rifando un especial de cine de terror indonesio, porque nos hacemos expertos en La Cabaña. Aquí seguimos disfrutando de este tipo de cine que, en estos momentos, es mucho más ameno que los productos mainstream norteamericanos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s