Hell Fest – 2018

Duración: 89 min aprox.

País: EE. UU.

Valoración: 4,5/10


Ya sabéis que en La Cabaña B4 no somos muy de slashers. Aun así, asumimos que este subgénero es una pata imprescindible de lo que ha sido el cine de terror hasta hoy en día. Tras una época de sobreexplotación soporífera, este tipo de películas parecían haber evolucionado hacia algo mucho más respetable y coherente. Pero no siempre va a ser así y Hell Fest es un ejemplo que se queda a medio camino de ambas. No obstante, no nos queda otra que decir: “sabíamos a lo que veníamos”, y ante ello no queda mucho lugar para la queja.

Imaginaos un gran festival de terror que se desplegara en las fechas de Halloween. Sería la atracción de ocio perfecta para un masivo público. Eso es Hell Fest. Sin embargo, cuando un grupo de 6 amigos decida acudir al prestigioso evento, se acabará viendo amenazado por algo más de lo que, se suponía, solo era un espectáculo. Entre terroríficos disfraces y decorados, los jóvenes deberán hacer frente al verdadero peligro, un asesino camuflado entre la multitud.

Con la sinopsis, cualquiera ya puede hacerse una idea de por dónde van a ir los tiros. O mejor dicho, las puñaladas, en este caso. Una película simple que, desde su planteamiento, no apunta a lograr un gran potencial. La trama y sus personajes son de una simpleza impensable para un filme que aspire a despertar un mínimo sentimiento ante el público. Esto lo convierte en un largo de consumo fácil y rápido, sin tener que pensar, solo ver y olvidar una vez se apague la pantalla.

No gustaría no ser tan crueles y despiadados con Hell Fest. No todo lo que nos ofrece es mediocre. Lo más destacado es el trabajo de decoración y vestuario. El que imaginó, diseñó y, por último, plasmó la idea de un gran parque de atracciones de terror, lo hizo de manera fantástica. Pero parece que todos los esfuerzos del equipo se desvanecieron aquí. No obstante, como decíamos, estad preparados para ver un amplio desfile de personajes y disfraces muy currados, y pasajes del terror que más nos gustaría pisar a muchos.

En esto los norteamericanos son ya expertos. Será por ello que hayan visto en su temática una fortaleza que extrapolar al cine. Lo decimos por películas de las que ya hemos hablado mucho por aquí, como es el caso de Hell House LLC (2016 y 2018) o The houses october built (2014 y 2017) entre otras. A mi parecer, la idea funciona, pero no se está sabiendo llevar a cabo, puesto que ninguna de ellas llega a destacar. Tal vez la excepción, personalmente hablando, sea la primera entrega de Hell House, aunque su forma documental la desmarque un poco de las demás.

Luego nos queda el toque nostálgico, hasta retro, que debe ser lo que hoy en día siga impulsando este tipo de cine. Y mención aparte a una buena banda sonora, muy acorde a la esencia general del filme, así como la iluminación, que es algo que va unido al gran trabajo de escenarios que acabo de comentar. Porque, por lo demás, no hay nada rescatable. Se suceden las situaciones y comportamientos estúpidos de los personajes/víctimas, que tal vez sea algo deliberado porque se entienda que son un componente obligado del clásico slasher. Es decir, siempre pasa, en todas las películas. Y para quien le guste – a mí no – también queda ese guiño gore en algunas de las muertes.

Ahora bien, lo que más nos molesta, y aquí quizás excedamos la línea del SPOILER y quizás prefieras no seguir leyendo, es la construcción y psicología de los personajes. Los protagonistas son gente que no nos importa que mueran. Tal vez se salve un poco Natalie (Amy Forsyth), que es el personaje en el que filme pone todo el foco, pero no demasiado. En cuanto al asesino, es un sinsentido. No hay motivación, no hay un trauma, un móvil, una venganza… nada. Tampoco esperéis un giro de guion o un final inesperado. Ya hemos dicho que Hell Fest es tan plana como los cerebros de quienes defienden que la Tierra también lo es.

En definitiva, no es nuestro estilo. La verdad que no se leen malas críticas de Hell Fest en los portales de Internet, pero yo me quedo con el festival de música que se celebra anualmente en Francia. En verdad, tampoco se puede esperar mucho más. Solo recomendable para los verdaderos amantes del slasher o como relleno en un maratón de pelis de Halloween. Ni siquiera vale para una tarde-noche de cachondeo adolescente ni para meterse mano mientras te llevas un par de sustos. Nada.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s