The school – 2018

Duración: 86 min aprox.

País: Australia

Valoración: 3,5/10


Empezamos el año con mal pie en cuanto a reseñas. Bien es cierto que hace ya que visionamos este filme tan poco usual y que nos decepcionó profundamente. Aunque las críticas que la precedían no eran para nada alentadoras, la estética con la que se presentaba The school nos seguía pareciendo lo suficientemente atractiva como para darle una oportunidad y no desecharla a la primera de cambio. Finalmente esto último pareció ser lo único rescatable de una película que, tristemente, poco tiene dice o transmite.

La historia de The school se presenta en forma de pesadilla frenética, para nada innovadora, en la que el espectador se verá atrapado junto a la protagonista desde el minuto uno. Espectador y personaje compartirán además el mismo desconcierto ante un comienzo borroso, poco contextualizado; una técnica que, en muchas ocasiones, supone un plus de interés. Acompañamos así a la doctora Amy en busca de su hijo a través de un mundo oscuro y fantástico, repleto de amenazas y donde los niños son los protagonistas.

Nos dejamos un único detalle sin mencionar en nuestra sinopsis, el hijo de la protagonista, en realidad, se encuentra sumido en un coma. Así pues, tanto la búsqueda como el escenario, “la escuela”, son algo metafórico, no quepa duda. Probablemente también, tras conocer del protagonismo de los niños dentro de un mundo que es como un limbo, muchos habréis pensado ya en “Los niños perdidos”. No vais mal encaminados, puesto que el filme parece, en ocasiones, una especie de Peter Pan terrorífico.

Como hemos dicho, la estética, los escenarios, la puesta en escena, maquillaje… en definitiva, todo lo relativo a lo visual, desprende calidad y trata de revestir – sin apenas conseguirlo – un filme mediocre. Existe cierto derroche de imaginación y trabajo que ha de valorarse, aunque luego ni el ritmo ni el guion consigan embelesar al público. Recordará a su vez, en grandes dosis, a Silent Hill, por supuesto. El universo de Keiichiro Toyama ha debido ser la principal inspiración para un poco experimentado Storm Ashwood a la dirección.

Del cineasta australiano poco conocíamos hasta entonces. Como curiosidad, lo encontramos dentro del equipo de Boys in the trees (2016), otra de esas películas que no llegan a ser de terror pero juegan con la esencia del género y son dignas de ser tratadas en nuestra cabaña. Nada que ver en cuanto a aspectos técnicos ni al resultado final entre un filme y otro. Aunque no es la dirección lo único que debamos señalar en esta producción, ya que el trabajo de casting y las actuaciones también van demasiado justas para sacar adelante un producto competente.

En cualquier caso, parece que el exceso de modernidad ha jugado aquí una mala pasada. Siempre se agradece la intención de airear el género de terror, pero en esta ocasión, la calidad se quedó por el camino. Volviendo a la idea de Silent Hill, el formato que presenta el guion y la película, nos vuelven a remitir a la idea del videojuego de nueva generación, que quizás le hubiera ido mucho mejor a este proyecto que es The school.

Sin nada más que añadir, es obvio que no recomendamos esta película, que casi es más para niños que otra cosa, salvo que se quiera disfrutar de una interesante puesta en escena de tintes góticos, o si uno añora demasiado la obra de Toyama. La trama no logra profundidad, es muy difícil que el espectador se enganche a la historia y tampoco merece demasiado la pena ante el insulso final que nos aguarda. Les deseamos mejor suerte la próxima vez a Ashwood y los suyos. También a los espectadores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s