The dark – 2018

Duración: 95 min aprox.

País: Austria

Valoración: 5,5/10


Qué complicado nos lo ha querido poner Justin P. Lange con su primer largometraje. Aunque parezca surgir de un proyecto ideado años atrás,la mezcla y la complejidad de su historia hacen de The dark una película un tanto arriesgada, difícil de llevar para muchos. De hecho, ni nosotros mismos nos pusimos de acuerdo. En todo caso hay que premiar la originalidad, aunque muchos internautas la hayan querido comparar con una versión de Let me in (2008).Para nosotros, es difícil situarla a semejante altura, pero la pareja que nace de aquí nos resulta mucho más perturbadora y compleja.

The dark, cuyo título no es demasiado rebuscado, en realidades un dramón que pierde seriedad conforme se reviste en una bizarra historia de terror. En ella conocemos a Mina y Alex. La primera parece una especie de zombi con recuerdos y consciencia; el segundo es un chico ciego y abandonado. A ambos adolescentes les unirá un punto en común: los abusos y el sufrimiento que han inundado sus vidas. Dos almas rotas que se encuentran por azar y que harán lo posible por sobrevivir.

Recalcamos el término abusos, porque es el tema central de esta película. Según avanza la cinta, vamos descubriendo más acerca de estos dos misteriosos personajes. Hay que tener en cuenta que el arranque del filme es de sopetón y las cosas se suceden sin contextos ni explicaciones previas. Es por ello que al espectador le costará situarse. Después, iremos descubriendo que Mina es un personaje con una historia mucho más implícita, mientras que lo explícito recae sobre el personaje ciego, lo cual tiene sentido.

Sin ser una obra de arte, aunque conserve el importantes ello de su autor, The dark cuenta con varias particularidades que la hacen especial. Por ejemplo, el hecho de que la protagonista principal sea una joven zombi. Muchos no compartiréis esta representación del “zombi”, aunque tampoco sabemos cómo llamarlo. Si se nos permite el término “no muerto”, quizás estemos siendo más concisos. Es lo que tiene la ficción, y el hecho de discutir sobre este concepto, ya está enriqueciendo la película, o eso creemos.

Efectivamente, existe un estrecho lazo que se va forjando durante la película entre los dos protagonistas. Además, uno no parece una criatura de este mundo y el otro atraviesa una vida complicada. De ahí su relación, como decíamos al principio, con Let me in, o Déjame entrar (el niño que sufre de bullying en la escuela y una niña vampira). Sea como sea, ambos personajes acaban adquiriendo cierto carisma y al público no le queda otra más que acabar empatizando con ellos. Por supuesto, un buen trabajo de actuación también ayuda.

Como contras, ya hemos comentado que es un filme difícil de asimilar. Si a ello le unimos su bajo ritmo a lo largo de su hora y media de metraje, muchos valientes se quedarán por el camino o no conectarán con la trama. También hay que entender que es el primer largo de este cineasta austriaco y que éste todavía puede dar mucho más en la dirección.

Dicho esto, poco más podemos añadir. Es una película en la que nos es difícil profundizar sin hacer en el spoiler. Cada uno debe atreverse y sacar sus propias experiencias. De momento, en la Cabaña no ha habido demasiado consenso. Pero ya hemos avisado, no es un visionado fácil, aunque, tranquilos, tampoco es Haneke. Igualmente, agradecemos la originalidad y la valentía. Dejamos la pelota en el tejado de nuestros seguidores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s