No dormirás – 2018

No_dormiras_2018Duración: 106 min aprox.
País: España – Argentina – Uruguay
Valoración: 6/10


Seguimos llegando tarde a los estrenos, pero nunca se puede dejar pasar la oportunidad. Hace ya casi un mes se estrenaba esta interesante coproducción entre tres países hispanoamericanos, y nunca está demás dejar aquí su reseña para el futuro. Sobre todo porque las sensaciones han sido buenas, gran ambientación, una historia interesante y bastante de trasfondo dentro el mundo de las artes escénicas.

Esta historia, situado en los años 80, gira sobre una misteriosa obra de teatro, en principio, escrita de forma anónima y que tiene forma de diario personal. En ella, una mujer se confiesa rota de dolor tras asesinar a su marido y ahogar a su bebé para acabar quemando su casa. Este guion, en manos de Alma Böhm (Belen Rueda), una fanática del teatro experimental, intentará cobrar vida. Bianca (Eva de Dominici) será la elegida junto a una antigua compañera para representar la obra en un antiguo manicomio abandonado.  Tan solo una regla imprescindible, ningún miembro del pequeño reparto podrá dormir ni un solo instante. De este modo, actrices y actores lograrán una representación única, alcanzando un mundo que mezcla lo terrenal con la locura.

No_dormiras_2018_1.jpg

Como podéis imaginar, después de esta intentona de sinopsis detallada, tratando de aportar ese toque atractivo que la película consigue, las cosas no serán de color de rosa mientras Alma prepara su excéntrica obra. Tras un comienzo bastante lento, difícil e aguantar, la cinta logra un buen rumbo y el espectador quedará enganchado. Los misterios se suceden, se juntan la realidad y los fantasmas del pasado y todo ello se traduce en una buena historia de terror psicológico.

Una Belén rueda imponente y el complicado papelón, tanto en la ficción como delante de las cámaras, sacado adelante por Eva de Dominici, dan mucho juego. Pero, sin duda, lo más destacado es la ambientación, la atmósfera conseguida, esa macabra puesta en escena en la que se desarrolla la obra. Por otro lado, ya detrás de las cámaras, buena nota para el uruguayo Gustavo Hernández. Buena dirección y gran montaje para conseguir un filme con secuencias que, de verdad, acongojan. No dormirás nos recuerda a aquel cine rompedor y a la vez de corte clásico del propio Balagueró, véase Darkness (2002) o Frágiles (2005).

No_dormiras_2018_6Elementos negativos, también los hay. Ya señalábamos el problema con el ritmo, tanto al principio como en la parte previa al tramo final. Por otro lado, hay momentos en el que la historia avanza demasiado rápido; el manicomio y el pasado de sus pacientes esconden una inquietante historia que, la protagonista, muchas veces descubre con demasiada facilidad. En cuanto al final, se desvelan muchas sorpresas casi de golpe, lo cual no creamos que sea del todo malo, pero al público le falta tiempo para reconstruir y asimilarlo todo.

Visto todo lo que es la película por encima, vayamos a los detalles. El guion tiene muchas referencias interesantes, como decíamos, sobre todo al mundo del teatro y también del campo de la psicología. Sentimos defraudar a algún que otro lector/a, pero reconocemos en La Cabaña B4 una pequeña falta de conocimiento de la dramaturgia moderna. Los amantes del género, sobre todo en sus prácticas más experimentales y extremas, encontrarán en No dormirás una pieza bastante interesante. Llama la atención, también el lugar que ocupa el público, tanto en la trama, como fuera de ella, es decir, nosotros como espectadores. ¿Hasta dónde están dispuestos a llegar algunos artistas y hasta dónde estamos dispuestos a ver nosotros?

No_dormiras_2018_4

No_dormiras_2018_4b

En cuanto al campo de la psicología, dos referencias. La primera se nos hace obligatoria y tiene que ver con el gran documentalista español Joaquím Jordá y su obra, Monos como Becky (1999). En ella, el cineasta recreaba, en forma de obra de teatro, la vida de un neurólogo portugués especializado en lobotomías. Pero esto lo hacía con un grupo de actores que a su vez son internos en una clínica psiquiátrica. Por otro lado, rescatar el detalle de que la obra en torno a la que gira No dormirás se titula “Osa Mayor”, lo cual nos trae a la mente el escalofriante método de las constelaciones familiares. ¿Casualidad?

Dicho todo esto, os invitamos a ver el filme y sacar vuestras propias conclusiones. Sin ser una película de lo más destacada, tiene momentos en los que se mantiene muy arriba. Tensa, psicológica, por momentos, aterradora… y una historia bastante interesante. Si consigues engancharte tras superar sus primeros sosos veinte minutos, como aficionado al género de terror, no creemos que te vaya a defraudar.

Anuncios

Un comentario en “No dormirás – 2018

  1. Pingback: Aterrados – 2018 | La cabaña B4

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s